Eco

El eco son los latidos acompasados del corazón, dos miradas cómplices que se encuentran en el mismo instante en que sus pensamientos se reflejan en sus pupilas, es la fusión de las gotas de lluvia y las risas bajo un aguacero de verano.

El eco son unas manos que tropiezan bajo las sábanas guiadas por un deseo que se desdobla, se divide y rebota entre dos cuerpos hasta fundirse de nuevo en uno solo. El eco es la repetición de la vida, es el paso de los años.

El eco son los recuerdos tristes que golpean un corazón herido, los sentimientos en bucle que arruinan el ánimo y truncan los sueños, las malas costumbres y los malos pasos que no encuentran el camino recto por falta de humanidad.

El eco son dos almas que caminan en sentidos opuestos, que se alejan como los círculos concéntricos en las aguas de un lago, hasta diluirse en la noche oscura del desengaño.

El eco son las mentiras mil veces repetidas y aceptadas.

El eco es tu necesidad y la mía, la súplica ante la carencia que encuentra en el altar de la pena su expresión más sentida, tu voz, mi voz, las voces de todos, un dolor común que se une en un solo llanto que rebota en miles de gargantas a la vez.

El eco son las voces de la vida: la risa, la pena y el llanto.

6 Comments

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s