Te alejas

No pude ver si lloraste, me fue imposible distinguir tus ojos con suficiente nitidez; las lágrimas enredadas en mis pestañas nublaron mi visión.

Pero de lo que sí estoy segura es de que tu corazón se rompió en pedazos, lo supe cuando escuché los trozos que cayeron al suelo dejando atrás el sonido de cristales rotos. Pausaste la marcha, supongo que te detuviste a recogerlos. Luego retomaste el paso.

Nos damos la espalda. Como dos personas en un duelo echamos a andar en sentidos opuestos, cada uno con su arma cargada de razones, pero nunca giramos para esgrimirlas o, quizás, lo hicimos muchas veces en el pasado, tantas que ya no tiene sentido repetir el encuentro.

Yo busco el verde, la amplitud, espacios cargados de cosas por descubrir y vivencias que relatar cuando la hora del crepúsculo alcance nuestras vidas.

Tu anhelas la aridez, la carencia de obstáculos que impidan tu visión, que oculten el horizonte; te genera paz a mí me escuece la piel.

Amas el calor, yo estoy dispuesta a enfrentar al frío si ese es el precio a pagar para tener una primavera.

¿Habrá un punto intermedio dónde podamos encontrarnos? No lo creo, no esta vez. Perdí toda esperanza de que quisieras seguirme, entonces lo haré yo, escucharé mi corazón. Será duro, dejará cicatrices, pero más adelante, cuando las acaricie recordaré que soy la única responsable de mi felicidad y, entonces, recobraré la sonrisa.

6 Comments

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s