Inicios II

En la entrada de hoy tenemos a dos invitados, Ítalo Calvino con “Si una noche de invierno un viajero” y Chuck Palahniuk con “Asfixia”.

Estos dos inicios de novela son bastante singulares. Mientras que Calvino nos invita a leer su obra, Palahniuk intenta disuadirnos, prácticamente nos lo ordena, con lo que logra el efecto contrario: nos atrapa, porque, después de todo, ¿existe algo más sugerente que una prohibición? No lo creo.

Elegí estos comienzos porque ambos destacan, más que por su peculiaridad, por su libertad, por su valentía, por no dejarse encorsetar por los convencionalismos y la normativa, porque me recordaron que nada se interpone entre nosotros y la página en blanco, sobre la que podemos volcar nuestra imaginación como mejor nos plazca.

Estos comienzos son una invitación a romper las reglas y a hacer de nuestro estilo, de nuestra voz de escritores, una firma personal. Seamos originales, no temamos destacar del resto, todo se vale en esta aventura.

Si una noche de invierno un viajero de Ítalo Calvino

Estás a punto de empezar a leer la nueva novela de Ítalo Calvino, Si una noche de invierno un viajero. Relájate. Recógete. Aleja de ti cualquier otra idea. Deja que el mundo que te rodea se esfume en lo indistinto. La puerta es mejor cerrarla; al otro lado siempre está la televisión encendida. Dilo en seguida, a los demás: «¡No, no quiero ver la televisión!» Alza la voz, si no te oyen: «¡Estoy leyendo! ¡No quiero que me molesten!» Quizá no te han oído, con todo ese estruendo; dilo más fuerte, grita: «¡Estoy empezando a leer la nueva novela de Ítalo Calvino!» O no lo digas si no quieres; esperemos que te dejen en paz.

Asfixia de Chuck Palahniuk

“Si vas a leer esto, no te preocupes. Al cabo de un par de páginas ya no querrás estar aquí. Así que olvídalo. Aléjate. Lárgate mientras sigas entero. Sálvate. Seguro que hay algo mejor en la televisión. O, ya que tienes tanto tiempo libre, a lo mejor puedes hacer un cursillo nocturno. Hazte médico. Puedes hacer algo útil con tu vida. Llévate a ti mismo a cenar. Tíñete el pelo. No te vas a volver más joven. Al principio lo que se cuenta aquí te va a cabrear. Luego se volverá cada vez peor.”

6 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s