Promesas

Una promesa es una semilla de esperanza que sembramos en el corazón de los demás, y hay corazones muy frágiles vagando por ahí, que no necesitan que les ofrezcas cosas que no te han pedido y que no estás dispuesto a cumplir.

Al desarraigarla, una promesa duele, deja una cicatriz en el alma que se abraza a la memoria para seguir lastimando con el paso del tiempo.

Si le haces una promesa a la imagen que te devuelve el espejo debes cumplirla, de lo contrario te lanzará su mirada velada de reproches desde la otra orilla de la realidad y te consumirá por dentro poco a poco, hasta que llegues a odiarte. Tu ruina será su triunfo.

Ser serio y responsable, considerado y decente pasa por no andar repartiendo promesas como caramelos, sin ningún tipo de consideración para con el dolor de los otros, aunque digan que quien no espera nada no sufrirá desilusiones. No siempre es cierto.

Y tú, ¿has ofrecido/prometido algo que no has cumplido? ¿Pensabas cumplir tu promesa?

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s