El sol

16 08 2021

Las yemas de los dedos le escocían. Se veían rojas, estaban en carne viva, pero debía seguir avanzando. Encontrar algo de sombra era perentorio. El sol brillaba aún alto en un cielo extraño, sucio, marrón rojizo.

Miró su reloj y contuvo el aliento al contemplar como sus manecillas se derretían ante sus ojos. Volvió a apoyarse de la pared para no caer y se quemó de nuevo la punta de los dedos.

Escuchó detonaciones a su alrededor. Sordas, al principio, pero se hacían más agudas, más apremiantes, según se acercaban hacia ella. Las piedras estallaban como por arte de magia. Los rayos del sol las cortaban como si fueran de mantequilla.

Intentó dar un paso y no pudo. Sus zapatos se habían quedado adheridos al suelo, la goma de sus suelas se fundió al asfalto caliente. Si quería seguir adelante tendría que quitárselos y dejarlos allí, pero si ponía los pies sobre el suelo el calor los abrasaría.

Un colibrí estalló en llamas ante sus ojos. Se convirtió en una bolita de fuego que en pocos segundos fue un cúmulo de pavesas barridas por un viento como aliento de dragón.

Ella fue la siguiente.

8 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s