2023

Querido lector: estamos en el umbral de un nuevo año, en menos de treinta horas –no sé cuándo leerás esto- cruzaremos esa puerta y llegaremos al 2023, y creo que antes de hacerlo sería conveniente detenernos un momento a pensar en el año que pronto dejaremos atrás.

¿Hicimos todo lo que queríamos hacer?, ¿cumplimos todas nuestras metas?, ¿sí?, ¿no?, ¿casi?

No seas demasiado duro contigo mismo, recuerda que hiciste lo mejor que pudiste con la baza que te tocó, y eso es un gran logro en sí mismo. Replantéate metas teniendo en mente que, con calma y paciencia, todo se andará y que es preciso disfrutar del viaje, no solo del destino.

Ahora bien, si tus sueños son un abanico de imposibles, aprovecha este momento para tamizarlos con el cedazo del buen juicio y la razón, revisa tu bitácora de vida, plantéate seriamente qué es para ti y qué no, y deslástrate de lo que no funciona, así, al pasar por esa puerta irás ligero de equipaje y te resultará más fácil avanzar. Sin rencores ni vanos arrepentimientos: esos también pesan.

Viéndolo en retrospectiva, para mí fue un buen año, uno de viajes, de aprendizaje de escribir mucho y más, de intentar acompañarlos con mis letras y, quizás, si soy muy afortunada, de llegar a sus corazones.

Y con fe, trabajo y esperanza dentro de poco empezaré a pavimentar ladrillo a ladrillo, o letra a letra, el camino que habrá de llevarme a muchos lectores.

Gracias por leerme, por seguirme, por acompañarme en este camino sembrado de letras y esperanza 🤗 Un abrazo navideño, cargado de amor y reflexión.

13 Comments

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s