Momentos

Esos momentos cuando la tristeza nos alcanza y terminamos sumidos en una profunda depresión. Nos pesan los brazos, no nos provoca hacer nada, no somos nosotros mismos y no le encontramos sentido a la vida, mucho menos motivación.

Es entonces cuando una canción, un aroma o un sonido nos transportan a momentos agradables bien guardados en nuestra memoria, que parecieran estar esperando que los necesitemos para acudir en nuestro auxilio.

Para el sargento Alejandro Guerrero, quien acababa de perder el trabajo, la casa y la salud, todo a la vez, el recuerdo sanador fue la risa de un niño, en mi opinión, el sonido más bello del mundo:

7 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s